jueves, 5 de julio de 2012

El séptimo estruendo



Escribo aquello que no soy
como las estrellas de Picasso y su luna
como la muerte del poeta y su música
o como el hombre que besas hoy.

Un estruendo rompe la delgada noche
los perros gritan y mi lápiz ladra
otro estruendo, no más gritos
a lo lejos, a veinte cuadras

El silencio, vaho y continuo,
discontinuo, y ficcional.
Un estruendo  en la segunda linea (tercera estrofa)
y mi lápiz (estruendo) evita amar.

El autor no sabe si viene otro.
El último lo asusta, ya van cinco.
No sabe que decir pero escribe.
El sexto vendrá, porque el silencio no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquier crítica constructiva, tomataso o lo que sea, escríbela.